• Anonim@

Capítulo IV: The End

—No fue suficiente— se lamentó Blanco.— Recibimos menos de 500 imágenes por parte de los reclutas. El Master Q-Code que teníamos se ha perdido para siempre y sólo queda una copia. La copia de la Comisión en posesión de los invertebrados…

—¿Cómo es posible?— preguntó Cameron entre dientes mientras rechinaba los dientes del coraje.

—Muchos reclutas pensaron que no habría consecuencias, pero las hay. En este universo no hay un guión premeditado, en este Centro de Reclutamiento hay misiones con metas precisas que cumplir. Como en cualquier otro lugar, hay consecuencias por los actos y omisiones. Una verdadera pena...— Explicó el Comandante —Cuando no se cumplen las metas, todos sufrimos las consecuencias.


La bodega, adaptada como cuartel central de la resistencia, estaba repleta de personas. Todos los altos mandos y los aprendices miraban con detenimiento el video que Anonim@ mostraba una y otra vez repetidamente. Un aire de terror con decepción inundaba el aire. Una especie de agonía y frustración recorría los cuerpos de todos mientras más de uno, se llevaba las manos al rostro en símbolo de desesperación.



—¿Cuáles son las órdenes? — preguntó Mikael, era el único que no había perdido la compostura. Incluso Leonardo se veía abatido.

—Sólo queda una opción — dijo Rojo con determinación.

—Anonim@ —dijo el Comandante de forma calmada. —Comunícate con los reclutas y haz una selección quirúrgica. Tomate el tiempo que necesites y haz los cambios que consideres necesarios. Necesito que me traigas a los mejores 1,000 reclutas, ni uno más… Les entregare de primera mano el simulador de batalla, es momento de llevar la resistencia a su última instancia... ¡Mikael! —dijo tajantemente —prepara a los aprendices… Señores, atacaremos a la Comisión presencialmente y recuperaremos el Master Q-Code.




Esta transcripción fue creada por el Bot 53CR3.


304 vistas13 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo